Drennan Web

El día miércoles 8 de mayo, con gran asistencia de público, nuestro programa dio inicio al año académico 2019 con la charla magistral titulada "¿Estudiar el pasado para mejorar el futuro? Los aportes de una arqueología antropológica", dictada por el destacado arqueólogo Prof. Robert D. Drennan de la Universidad de Pittsburgh.

Inauguración del año académico 2019

Durante el evento el decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Eduardo Valenzuela, destacó los hitos de este programa y enfatizó que 2019 es un año especialmente relevante para la unidad académica ya que “el Programa de Antropología ha logrado un desarrollo y calidad de la docencia que lo conducen actualmente a la creación de su propia Escuela de Antropología UC.”

Por su parte, la directora del programa, Marjorie Murray dio la bienvenida a los estudiantes y académicos presentes y enfatizó que “este año ya nos sentimos una Escuela de Antropología, y no lo digo por los trámites, que esperamos nos lleven a ser la cuarta escuela de la Facultad de Ciencias Sociales formalmente, sino que porque este año ya se hace concreto nuestro proyecto de formar antropólogos y arqueólogos en un marco de un proyecto académico e institucional que se consolida”, explicó.

 Los aportes de una arqueología antropológica

"¿Estudiar el pasado para mejorar el futuro? Los aportes de una arqueología antropológica" fue el título de la clase dictada por Drennan. En ella se refirió a la forma en que la arqueología, en cuanto ciencia social y parte integral de la Antropología, contribuye al conocimiento y a la comprensión de los procesos de cambio social del pasado, y como éstos se tornan especialmente relevantes para entender nuestro mundo contemporáneo.

El profesor Drennan introdujo a la audiencia respecto de qué es la arqueología. Esta reflexión la realiza a partir de su experiencia con personas en el contexto del trabajo de campo, en la gran mayoría consistente en el reconocimiento regional, donde transversalmente se ha encontrado con la pregunta sobre qué es la arqueología. “Reconocemos que vivimos en un mundo que no tiene una arqueología sino varias arqueologías. Hay mucha diversidad de perspectivas y enfoques. Una respuesta se relaciona con el rescatar el patrimonio material. Ayudarnos a saber quiénes somos. Y el significado de rescatar el patrimonio cultural varía mucho con el contexto. Puede ser una tarea muy bella cuando ayuda a un grupo marginalizado a la construcción de una identidad cultural en el siglo XXI. No es una cosa tan bella cuando aporta a ideas racistas de superioridad o cuando fomenta un nacionalismo chauvinista y ese aspecto de la arqueología es bien complicado. (…) La otra respuesta sobre la arqueología se relaciona con el aporte al conocimiento de las sociedades humanas, cómo funcionan y cómo cambian, enfatiza el papel de la arqueología como antropología y ciencia social, que aporta de alguna manera a mejorar el futuro”, explicó el académico.
A lo largo de toda su exposición el profesor Drennan se refirió a diferentes casos relacionados con su propio trabajo de campo en México, Colombia y China, como al de otros arqueólogos en Perú, Panamá e Irak. 

Sobre Robert D. Drennan

Robert D. Drennan es Distinguished Professor del Departamento de Antropología de la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania, Estados Unidos) y fundador del Centro de Arqueología Comparativa de la misma universidad.
Es Ph.D. en Antropología por la Universidad de Michigan (1976) y miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos desde 2004. En 2016 la Society for American Archaeology le otorgó el "Award for Excellence in Latin American and Caribbean Archaeology" por sus contribuciones en el desarrollo de la arqueología latinoamericana.
Su investigación se centra en el estudio arqueológico del surgimiento de la desigualdad social y de las sociedades complejas tempranas. Estos intereses lo han llevado a desarrollar colaboraciones académicas y trabajo de campo en México, Colombia y China. Además, como parte del Departamento de Antropología de la Universidad de Pittsburgh, ha tenido un relevante rol en la formación doctoral de generaciones de arqueólogos latinoamericanos.